MIRARQ

miércoles, mayo 31, 2006

Libro: PIEDRAS NATURALES Y ARTIFICIALES

Se trata de un libro escrito por D. Bernardo de Granda y Callejas,y publicado en el año 1905.
Está compuesto principalmente de 14 capítulos, los cuales numeraremos a continuación, aunque sólo serán desarrollados los de mayor interés.

1.- Explosivos.
2.- Explotación de canteras. Se describen tres tipos de explotación de canteras:
Explotación al descubierto: sistemas de explotación, explotación por rozas y por substancias explosivas, disposición, apertura y carga de los barrenos. Atacadura y explosión.
Explotación subterránea: diferentes casos que pueden presentarse en la práctica y prescripciones generales.
Explotación de canteras debajo del agua.
Explotación de canteras por arranque.
Grandes voladuras al aire libre y debajo del agua.


3.- Preparación de los cantos. Dónde se especifica como debe de ser la preparación de los bloques, su aserrio, desbaste y labra.

4.- Transporte de las piedras.

5.- Propiedades y defectos de las piedras naturales. En este capítulo se describen que condiciones deben satisfacer las piedras naturales utilizadas en la construcción, asi como sus cualidades principales y posibles defectos.

6.- Piedras artificiales.
7.- Ladrillos.
8.- Otras pastas cerámicas.
9.- Pirogranito.
10 .- Gres.
11.- Piedras artificiales obtenidas de las arenas y gravas.
12.- Vidrios.
13.- Ensayos de las piedras naturales y artificiales.
14.- Conclusiones adoptadas por la Comisión de Métodos de Ensayo. Donde se tratan temas sobre como deben de ser las muestras, probetas, densidad, asi como la resistencia al aplastamoiento, a la rotura por flexión y a las heladas.

Podemos acceder a este libro en las siguientes bibliotecas de la Universidad Politecnica de Madrid:

E.T.S.I. de Caminos, Canales y Puertos , 110 B 228

E.T.S.I. Industriales , Z 2142

E.T.S.I. de Minas , 691.2 GRA B.H.

E.T.S.I. de Montes , 69(S.1.436)

domingo, mayo 21, 2006

ENSAYOS EN PIEDRA NOVELDA

MÉTODO DE ENSAYO PARA PIEDRA NATURAL.
DETERMINACIÓN DEL COEFICIENTE DE ABSORCIÓN DE AGUA POR CAPILARIDAD. UNE-EN 1925


MATERIAL UTILIZADO

- Un tanque con una base plana que contenga pequeños apoyos no absorbentes.
- Una balanza, con precisión de 0,01 g.
- Un dispositivo de medida de longitud, con una precisión de 0,05 mm.
- Un contador de tiempo.
- 18 muestras de piedra de Novelda de 5x5x2 cm, de las cuales:
o 6 con acabado de pulido
o 6 con acabado de cincelado
o 6 con acabado de abujardado


SÍMBOLOS

md masa de la probeta seca, en gramos;
mi masas sucesivas de la probeta durante en ensayo;
mf es la masa final de la probeta al final del ensayo, en gramos.

A área de la cara sumergida

PREPARACIÓN DE LAS MUESTRAS

Tras la obtención de las 18 muestras de piedra necesarias para el ensayo, procedemos en taller a darles el acabado pertinente a cada grupo de 6. Para esto utilizamos un cincel, un martillo cincelador y una bujarda. Cuando las probetas están listas pasamos a rotularlas con el fin de evitar confusiones.

La norma exige el secado de las muestras hasta masa constante en un horno
ventilado y ser conservadas en un desecador hasta que alcancen la temperatura ambiente del local donde se realice el ensayo, pero nosotras partimos de que las muestras ya están a temperatura ambiente y obviamos esta parte.

PROCEDIMIENTO

Pesamos las probetas una a una (md) con una precisión de 0,01 g y calculamos el área de la base a sumergir expresándolo en m2. Colocamos las probetas en el tanque sobre los apoyos y añadimos agua hasta una profundidad de 3±1 mm. Ponemos en marcha el contador de tiempos. Debemos mantener constante el nivel de agua añadiendo más en caso de evaporación.Cada cierto tiempo, inicialmente a intervalos muy cortos, secamos las probetas y las pesamos. Para evitar un desfase de tiempo desmedido entre pesada y pesada, repartimos las muestras entre dos persona del equipo. Cada una pesa las suyas evitando que unas muestras estén más tiempo sumergidas que otras. De esta manera sacamos todas a la vez colocándolas sobre un paño humedecido, y procedemos inmediatamente después a la pesada. Los intervalos de tiempo elegidos han sido de: 1, 3, 5, 10, 15, 30, 60, 480 y 1440 minutos según aconsejaba la norma. (Los tiempos son aproximados a causa de la incapacidad de llevar con rigurosidad las pesadas por problemas de disponibilidad de horarios del laboratorio).

CONCLUSIONES
En las gráficas realizadas a partir de los datos obtenidos se muestra la relación entre la absorción de agua en g / m2 y la raíz cuadrada del tiempo transcurrido en s, para las seis muestras de acabado liso o normal, cincelado y abujardado.

Las curvas reflejan claramente la primera conclusión obtenida tras los ensayos:

LA ABSORCIÓN ES MAYOR EN LOS PRIMEROS 60 minutos

Destacamos un cambio importante de la absorción de agua con respecto al tiempo en el minuto 60, es decir, que más de la mitad del agua absorbida se realiza durante la primera hora para los tres acabados distintos.

Podemos destacar de la comparación de las tres gráficas con sus respectivos acabados que al ABUJARDADO posee una absorción mayor a largo plazo, teniendo una valor medio de 3461g / m2.frente a un 3236´4 g / m2 en el acabado normal y en 3172 g / m2el acabado cincelado
A corto plazo, es decir, durante los primeros 60 minutos, el acabado que mejor funciona y absorbe menos agua es el CINCELADO, aunque ligeramente, absorbiendo
Una cantidad de masa de agua media de 1925 g / m2.
Mientras que en los dos primeros acabados ( normal y cincelado), la absorción de agua tiene dos fases muy diferenciadas a ambos lados de los 60 minutos, el abujardado sigue una absorción de agua progresiva.


La pendiente de la curva va disminuyendo , aunque no llega nunca a ser 0, por lo que deducimos que el material sigue absorbiendo en la última pesada realizada. El ensayo acabaría cuando la línea de regresión fuese totalmente horizontal, es decir, de pendiente nula.
Por último, comentar que no existen variaciones significativas entre las distintas probetas.

MÉTODO DE ENSAYO PARA PIEDRA NATURAL.
DETERMINACIÓN DE LA ABSORCIÓN DE AGUA A PRESIÓN ATMOSFÉRICA. UNE-EN 13755

MATERIAL UTILIZADO
- Un tanque con una base plana que contenga pequeños apoyos no absorbentes.
- Una balanza, con precisión de 0,01 g.
- 18 muestras de piedra de Novelda de 5x5x2 cm, de las cuales:
o 6 con acabado de pulido
o 6 con acabado de cincelado
o 6 con acabado de abujardado

SÍMBOLOS


md masa de la probeta seca, en gramos;
mi masas sucesivas de la probeta durante en ensayo;
ms masa de la probeta saturada (hasta que alcanza la masa constante después de la inmersión en agua), en gramos;
Ab absorción de agua a presión atmosférica, expresado en porcentaje.

PREPARACIÓN DE LAS MUESTRAS

Tras la obtención de las 18 muestras de piedra necesarias para el ensayo, procedemos en taller a darles el acabado pertinente a cada grupo de 6. Para esto utilizamos un cincel, un martillo cincelador y una bujarda. Cuando las probetas están listas pasamos a rotularlas con el fin de evitar confusiones.

La norma exige el secado de las muestras hasta masa constante en un horno ventilado y ser conservadas en un desecador hasta que alcancen la temperatura ambiente del local donde se realice el ensayo, pero nosotras partimos de que las muestras ya están a temperatura ambiente y obviamos esta parte.

PROCEDIMIENTO

Pesamos las probetas una a una (md) con una precisión de 0,01 g. Colocamos las probetas en el tanque sobre los apoyos. Cada probeta debe estar como mínimo a 15 mm de las probetas adyacentes. Añadimos agua a temperatura 20±10 °C hasta la mitad de la altura de las probetas (tiempo t0). En el tiempo t0+ (60±5) min añadimos agua hasta alcanzar las tres cuartas partes de la altura de las probetas.
En el tiempo t0 + (120±5) min añadimos agua hasta que las probetas quedan totalmente sumergidas bajo una lámina de agua de (25±5) mm de espesor.
En el tiempo t0 + (48±2) h sacamos las probetas, las quitamos el agua sobrante con un paño húmedo y las pesamos con una precisión de 0,01 g. (mi) . Sumergimos las probetas en agua otra vez y cada (24±2) h se vuelven a sacar, limpiar y pesar de la misma manera anteriormente descrita.

El ensayo finaliza cuando se ha conseguido alcanzar la masa constante. Esto se consigue cuando la diferencia entre dos pesadas sucesivas no es superior al 0,1% de la masa inicial de la probeta.
El resultado final de la última pesada es la masa de la probeta saturada (ms ).

CONCLUSIONES

Establecemos, en primer lugar, a partir de los resultados obtenidos, la casi inexistente diferencia de valores de absorción en acabados lisos y cincelados.
En cambio, estos dos acabados con respecto al tercero, abujardado , presentan una diferencia más significativa. Es mayor el coeficiente en los dos sistemas de acabados primeros, de lo cual deducimos que el abujardado frente a los otros dos acabados favorece la durabilidad del material colocado en un ambiente húmedo.

Deducimos de esta observación que el acabado abujardado influye positivamente ante la entrada de agua por presión atmosférica y atribuimos este fenómeno al hecho de que el acabado, que se resuelve golpeando con una superficie irregular, actuando cerrando superficialmente la red capilar de los materiales porosos.

Dependiendo del grado de intensidad en el acabado suponemos irá aminorándose el grado de absorción e irá mejorando el comportamiento del material.

Obtenemos de este ensayo también el valor del coeficiente de absorción de la, piedra de Novelda, teniendo en cuenta el acabado liso como valor relevante y general de 6.10%.
Comparándola con otro tipo de caliza como es la caliza rosa de Sepúlveda, cuyo coeficiente de absorción de agua es de 4.5%, vemos que es un valor bastante más bajo, de lo que hemos deducido que la piedra de Novelda resulta un material que funcionaría peor en un clima húmedo que es la caliza rosa de Sepúlveda.

viernes, abril 21, 2006

Hola a todos/as:

Hemos encontrado una galería de fotos y otros datos sobre piedra natural que está bastane completa. Seguramente ya la habíais visto antes, pero si no es así y quereis echar un vistacillo, os dejamos aquí un enlace: http://www.findstone.com/

viernes, marzo 31, 2006

Título: "Construcciones en ladrillo y piedra"
Manuales Técnicos Labor
Autor: Prof. H. Walbe
Editorial : Labor S.A. (1934)

RESUMEN
Es un manual técnico cuyo rpincipla objetivo es divulgar los elmentos esenciales de la Técnica de la construcción en ladrillo y piedra de un modo claro y conciso.
Habla del modo de resolución de diversos sistemas constructivos de obra de fábrica en ladrillo y piedra(tanto natural como artificial). Explica todas las pautas a seguir y atiende a toda la información necesaria en el desarrollo de la construcción.
Tiene tres apartados generales, cada uno de ellos centrándose en un sistema constructivo determinado: muros, bóvedas y escaleras.
Dentro del apartado dedicado a muros se expone para cada tipo de fábrica el tamaño de los materiales, el modo de colocación y los posibles revestimientos.
El mismo esquema se sigue en bóvedas, explicitando una gran variedad de tipologías de arcos,bóvedas y cúplulas.
Al final del libro habla de hormigón en masa y armado aplicado a la construcción de escaleras.
María Mejias Cardeña



jueves, marzo 30, 2006

PALACIO DE SAN ILDEFONSO

"Sólo el rey de España tiene un
Palacio en las nubes"

En el municipio segoviano de San Ildefonso, limitando con la provincia de Madrid, se alza con plácida y majestuosa presencia el extraordinario Palacio Real de La Granja de San Ildefonso. De inspiración italiana e imagen versallesca se tinte de hispano un Palacio construido como residencia estival y de caza en un paraje elevado a más de mil cien metros de altura y en un entorno boscoso y montaraz de evocadoras sensaciones.

INTRODUCCIÓN

La Granja de San Ildefonso se constituyó como residencia Real, siendo un ejemplo de arquitectura palatina europea, que marca de manera firme la transición entre la sobriedad de los gustos de los Austrias al refinamiento de los Borbones. Transición de lo español a lo francés y de lo francés a lo italiano. Y finalmente retorno a la interpretación de lo neoclásico en la Monarquía Española.

Y todo este lujo y recreación artística se ubica en los lugares que antaño ocupaban las tierra de labor y granja de los monjes Jerónimos del Parral. Sin embargo su historia se remonta a la mitad del siglo XV, cuando Enrique IV de Castilla, mandó construir en el llamado Casar del Pollo el Albergue y La Capilla de San Jerónimo. Posteriormente los terrenos fueron cedidos por los Reyes Católicos a los Monjes del Parral. Sería Felipe V de Anjou quien, cuando conoció el lugar hacia el año 1717 y, al año siguiente, entusiasmado por su belleza y sus condiciones cinegéticas, compró los terrenos, lo convertiría en su residencia de verano. En el año 1721 comenzaron las obras. La primera intención del rey fue construir una residencia sin lujos, para descansar y cazar. Más tarde, Felipe V y su esposa Isabel de Farnesio embellecieron y ampliaron el palacio. La visita a la Granja de san Ildefonso se ha de concretar en cuatro lugares. El Palacio, Los magníficos jardines y fuentes, la Fábrica de vidrio y las iglesias del Real Sitio.

EL PALACIO

En 1721 el arquitecto Teodoro Ardemans y su ayudante Juan RománProcaccini transformaría el antiguo convento en Palacio Real. El templo al que se le adosan cuatro torres conforman el primer Palacio de La Granja. Modificaciones posteriores darían lugar al actual Palacio, donde actuaron arquitectos como Procaccini, Felipe Juvara y Sachetti. Sorprende tras atravesar las verjas de hierro la presencia de la llamada Puerta de Segovia. Primer contacto con la fortaleza palatina que aguarda dentro. Una gran y arbolada avenida nos lleva hacia las Caballerizas Reales y el Cuartel de la Guardia. Al fondo el Palacio en sí y la gran Colegiata. El entorno envolvente plagado de cedros nos sumerge en un ambiente profundamente evocador del que se ha dicho es cambiante según nuestra visita se realice en primavera o en otoño.
El Palacio destaca por su factura en mármol y granito, en claro contraste con la oscura pizarra y la piedra caliza rosa de Sepúlveda. Una vez en su interior disfrutamos en su primera planta de la galería de estatuas, traídas de Roma. Siguiendo la visita destacamos el Salón de Mármoles y los comedores y estancias de la infanta Isabel. Belleza y lujo comedido en paredes, cuadros y ornamentación son la tónica general del Real Sitio. Habitaciones ricamente decoradas con mármoles de Carrara, lacas japonesas, tibores orientales, relojes, mobiliario, lámparas de cristal. En pintura, óleos de escuela flamenca del s. XVII y cobres del mismo estilo. Sobresalen las series flamencas de Los Honores, el Apocalipsis, la Historia de Ciro el Grande, Los Triunfos de Petrarca, y San Jerónimo en oración.
La fachada fue realizada en piedra caliza rosa de Sepúlveda por el italiano Juvara, mezclando diversos estilos, aunque con una clara influencia italiana. Toda la fachada está cubierta de balcones y ventanas flanqueadas por columnas con capiteles corintios y unas grandes pilastras que, arrancando del suelo, recorren las dos plantas del edificio. La escultura decorativa que realizó el escultor Baratta es de mármol de Carrara.
Los tejados están realizados en pizarra, todo el edificio está recorrido por una balaustrada adornada con jarrones de mármol.
El templo tiene una gran importancia dentro del conjunto. Está situado en el centro y rematado con unos bellos capiteles bulbosos que en su momento supusieron una gran novedad en España.

LOS JARDINES

La espectacular belleza de los Jardines se refuerza con las fuentes de estilo versallesco (Las Ranas, El Canastillo, Las Tazas, Los Dragones, La Cascada y La Fama). Rondas y paseos de castaños, tilos, hayas, secuoyas y carpes. Fuentes y esculturas, todas ellas con representaciones de dioses, ninfas y seres mitológicos nos ofrecen su compañía hasta llegar al bosque que rodea "El Mar", estanque abastecido por las aguas de dos arroyos

LA FABRICA DE VIDRIO

El Real Sitio es la Fábrica de Cristales, fue construido en 1746 según planos de Juan de Villanueva. De sus hornos salieron piezas en cristal tallado, opalina y vidrio, con destino a los palacios españoles, especialmente las arañas de cristal y grandes espejos.

LA IGLESIA

Destacan las de Nuestra Señora del Rosario y la de Nuestra Señora de los Dolores, ambas del Siglo XVIII

COMO LLEGAR

POR CARRETERA-Desde Madrid: A-VI hasta Collado Villalba, en donde se toma la N-601 que lleva a la Granja de San Ildefonso y a Valsaín.Desde Segovia: 11 km. por la N-601 hasta La Granja de San Ildefonso.
EN TREN- Desde Atocha y Chamartín hasta Segovia, y de ahí enlazar a la Granja.
EN AUTOBÚS- Empresa la Sepulvedana desde la estación del Paseo de la Florida 11 de Madrid

ENLACES

http://www.patrimonionacional.es/granja/granja.htm
http://www.patrimonionacional.es/granja/granja.htm
http://www.lagranja-valsain.com/visitavirtual.html
http://www.unav.es/ha/09-mode/8-pala-real/076/076.html
http://www.realsitio.com/index.htm

domingo, marzo 26, 2006

Libro: Piedras, granitos y mármoles

Autor: Eduardo Samsó López, Aparejador
Ediciones CEAC, S.A. 1968
691.2 SAM pie biblioteca de la Escuela Técnica de Aquitectura de Madrid.

El libro se divide en siete capítulos:
1.- PIEDRAS NATURALES.
En esta primera parte se comentan las caracterísitcas más generales de las rocas o piedras naturales, así como su composición, estructura o propiedas más destacables, como la densidad, la porosidad, le heladicidad, la resistencia a la compresión, al desgaste...
2.- CLASIFICACIÓN.
Son muchas las clasificaciones que se efectúan, agrupándolas según propiedades, aplicaciones, composición... pero la más corriente y la que en este libro se nombra es la clasificación atendiendo a su origen. Tenemos así rocas eruptivas, sedimentarias y metamórficas. Dentro de las rocas eruptivas se tratan los diferentes tipos de granitos, en las sedimentarias las calizas y las areniscas y en metamórficas el gneis, la pizarra o el mármol.
3.- MÁRMOL.
Este capítulo está dedicado enteramente al mármol: su formación en los yacimientos, la composición y los tipos según su color.
4.- DISTRIBUCIÓN MUNDIAL DE MÁRMOLES Y GRANITOS.
Se hace un comentario sobre las zonas y los tipos de mármoles o granitos que se obtienen en cada pais, desde los paises Europeos, hasta África, Canadá o América. La Península Ibérica se divide en tres grandes zonas geológicas: silícea, arcillosa y caliza.
5.- EXPLOTACIÓN DE CANTERAS.
Definición y características de una cantera; tipos de yacimientos y métodos de extracción: manual, con explosivos, pólvoras, detonadores, dinamita...etc. También se habla sobre maquinaría utilizada normalmente en las canteras, como el hilo helicoidal o el martillo hidráulico.
6.- LABRA DE LA PIEDRA.
Descripción gráfica y textual de las herramientas utilizadas en cantería: herramientas de desbaste, herramientas de labra, de aire comprimido...Se describen también los procedimientos de labra y los trabajos de cantería.
7.-ELABORACIÓN DE MÁRMOLES Y GRANITOS.
Desde cómo se mueven los materiales dentro de la fábrica hasta la descripción detallada de cada máquina: el telar, que convierte el bloque en un número de planchas, la pulidora, las sierras de disco, los abrasivos...

Al final aparece una pequeña bibliografía sobre libros de piedras, en francés, italiano, inglés o español y revistas especializadas.

Iria Heredia Fernández


jueves, marzo 23, 2006

Normas AENOR

Para acceder a las normas sobre los ensayos en piedra basta con entrar en www.aenor.es
Después, en la barra superior en color gris, hacemos click en normalización y seleccionas normas. Introducimos en la barra de palabra clave: piedra, dejando el resto de los parámetros sin rellenar. Aparecerá entonces un listado con las normas correspondientes. Si se quiere consultar alguna es necesario ir a la Escuela Técnica de Arquitectura, pero no se pueden sacar ni fotocopiar.

IGLESIA SANTA BÁRBARA







Autor original y ampliaciones

Doña Bárbara de Braganza encargó los planos para las Salesas Reales al arquitecto italiano Sachetti ( arquitecto del Real Palacio), pero prefirió los del francés Francisco Carlier ( arquitecto de la Iglesia del Prado), que se conservan muy completos, firmados con fecha de 1750.

Francisco de Moralillo, el cual se formó como arquitecto junto a Pedro de Ribera, tuvo en las obras una intervención muy representativa, realizando el segundo cuerpo, las dependencias, la cúpula y las torres, las cuales no aparecían en los planos primitivos.
Si la traza fue de un arquitecto francés, la decoración del templo fue obra de italianos, destacando sobre todos ellos el escultor Giovanni Doménico Olivieri, que dirigía el proyecto decorativo del Palacio Real y que fue el creador de la primera Academia en su propio taller, germen de la Academia de Bellas Artes de San Fernando. En 1760 Francisco Sabattini trazó y dirigió la arquitectura del sepulcro de Fernando VI, colocado en esta iglesia.
Después del incendio de la cúpula en 1908, que fue rehecha por el arquitecto Valdés, apenas hubo que repintar. Tan sólo en la cúpula a mano de Polo, el del Escorial.
Otro incendio en 1915, más terrible que el anterior, hizo arder todo el Palacio de Justicia ( antiguo convento de las Salesas Reales), el cual se rehizo y fue agrandado a manos del arquitecto Joaquín Rojí. Éste cambió todo el estilo arquitectónico del exterior rompiendo la armonía artística con el templo.

Contexto histórico

La reina Bárbara de Braganza tenía un contrato de matrimonio con Fernando VI, firmado en 1729, que preveía, en caso de quedarse viuda, la posibilidad de permanecer en España o volver a Portugal. Cuando quedo reina en 1746, decidió construirse un monasterio-refugio para quedar protegida de la reina madre, Isabel de Farnesio, si fallecía Fernando VI. El convento que pensaba fundar sería además un colegio donde se educasen a las niñas de la nobleza. Eligió la orden de religiosas de la Visitación, fundada por San Francisco de Sales y Santa Juana Francisca Fremiot, baronesa de Chantal. Una novicia y dos profetas, bajo la dirección de la Madre Anne-Sophie de la Rochebardoul, que sería la abadesa, llegaron a Madrid el 14 de octubre de 1747 y se instalaron en el Beaterio de San José, en la calle de San Bernardo, quejándose de inmediato a la reina de la deplorable situación del lugar.
Bárbara de Braganza les compró en el Prado de San Jerónimo las casas llamadas de Juan Brancacho, frente al actual Museo del Prado, como estancia provisional hasta el lugar definitivo de la Fundación Real. En 1749 la reina hizo comprar unos terrenos inmensos junto a la Puerta de Recoletos y encargó al arquitecto FranÇois Carlier el proyecto del Monasterio. El 26 de junio de 1750 se ponía la primera piedra. Las obras avanzaron a un ritmo frenético, propio de la Administración borbónica, terminando la cruz de la cúpula el 17 de abril de 1757. FranÇois Carlier proyectó este Monasterio de La Visitación, más conocido como Salesas Reales y al viajar a Parma, la construcción estuvo a cargo del español Francisco de Moradillo, perteneciente a una familia de grandes arquitectos. Entre otros detalles Moradillo se inventó las pequeñas torres-campanario de los extremos de la fachada.
Si la traza fue de un arquitecto francés, la decoración del templo fue obra de italianos, destacando sobre todos ellos el escultor Giovanni Doménico Olivieri, que dirigía el proyecto decorativo del Palacio Real y que fue el creador de la primera Academia en su propio taller, germen de la Academia de Bellas Artes de San Fernando.
Olivieri había nacido en Carraca, lugar de las más famosas canteras de mármol blanco, el 12 de febrero de 1708. Llegó a España en 1740, llamado por Felipe V e Isabel de Farnesio, y pronto se convirtió en su Escultor de Cámara.
En la fachada de las Salesas Reales labró el medallón central con el tema de la Visitación, dos tableros de mármol con ángeles portando, en uno las Tablas de Moisés, y en el otro la Cruz. En el Retablo Mayor del templo realizó las esculturas de San Fernando y Santa Bárbara, en honor de Fernando VI y Bárbara de Braganza. La reina quiso traer de Nápoles a Francesco de Mura, para que pintase los lienzos más significativos del monasterio. La esposa del pintor no quiso abandonar aquel Nápoles de la Ilustración, en el que reinaba Carlos III, y consiguió que su marido enviase desde allí los dos lienzos que hoy adornan el templo: La Visitación en el Altar Mayor, y La Virgen y El Niño con San Francisco Javier y Santa Bárbara, en el crucero, junto al sepulcro de Fernando VI.
El cardenal Valenti encargó en Verona a Giambettino Cignaroli el cuadro de La Santa Familia con La Trinidad, que llegó al puerto de Alicante el 3 de abril de 1754.
Corrado Giaquinto, autor de los frescos de la Escalera, Salón de Columnas y Capilla del Palacio Real, pintó a San Francisco de Sales y Santa Juana de Chantal para el altar de la nave, en el lado de la Epístola.
La muerte de la reina Bárbara de Braganza en 1758, no impidió que la comunidad religiosa, conocida como las Salesas Reales, habitase en el monasterio, sin duda el más amplio y mejor trazado en cuantos se habían edificado en la Corte.
El 28 de octubre de 1870, durante los años del sexenio revolucionario, iglesia y monasterio fueron exclaustrados. El Estado se incautó del monasterio y lo destinó a Tribunal Supremo y Palacio de Justicia, mientras que la iglesia siguió abierta al culto. En el arreglo parroquial de 1891, la iglesia se convirtió en la parroquia de Santa Bárbara, función que continúa desempeñando actualmente.
Después del incendio de la cúpula en 1908, que fue rehecha por el arquitecto Valdés, apenas hubo que repintar. Tan sólo en la cúpula a mano de Polo, el del Escorial.
Otro incendio en 1915, más terrible que el anterior, hizo arder todo el Palacio de Justicia ( antiguo convento de las Salesas Reales), el cual se rehizo y fue agrandado a manos del arquitecto Joaquín Rojí. Éste cambió todo el estilo arquitectónico del exterior rompiendo la armonía artística con el templo, situación en la que nos lo encontramos hoy en día.

Materiales y sistemas constructivos

La iglesia mezcla las aspiraciones clásicas y las de magnificencia barroca a la vez que deja alguna muestra del estilo rococó, contribuyendo a la riqueza y decoración, mal repartida, de los bronces y los mármoles y piedras multicolores.
Se trata de una iglesia de planta de cruz latina y una sola nave rematada con una gran cúpula sobre pechinas en el crucero. Está flanqueada por una fachada de marcada horizontalidad, debido a la gran cornisa que separa los cuerpos. El cuerpo inferior, obra de Carlier, está compuesto por siete calles de pilastras jónicas de orden gigante; el superior remata en frontón y dos pequeñas torres, hay una acentuación en el eje central de la composición por mayor amplitud y acumulación decorativa.
En la fachada de las Salesas Reales Olivieri labró el medallón central con el tema de la Visitación, dos tableros de mármol con ángeles portando, en uno las Tablas de Moisés, y en el otro la Cruz. En el Retablo Mayor del templo realizó las esculturas de San Fernando y Santa Bárbara, en honor de Fernando VI y Bárbara de Braganza. La reina quiso traer de Nápoles a Francesco de Mura, para que pintase los lienzos más significativos del monasterio. La esposa del pintor no quiso abandonar aquel Nápoles de la Ilustración, en el que reinaba Carlos III, y consiguió que su marido enviase desde allí los dos lienzos que hoy adornan el templo: La Visitación en el Altar Mayor, y La Virgen y El Niño con San Francisco Javier y Santa Bárbara, en el crucero, junto al sepulcro de Fernando VI.El sistema constructivo consiste en muros de carga de piedra ( granito) colocados a hueso.

Situación Legal

Catalogado por la comunidad de Madrid como BIC ( Bien de interés cultural).
imagen 1750