MIRARQ

jueves, marzo 30, 2006

PALACIO DE SAN ILDEFONSO

"Sólo el rey de España tiene un
Palacio en las nubes"

En el municipio segoviano de San Ildefonso, limitando con la provincia de Madrid, se alza con plácida y majestuosa presencia el extraordinario Palacio Real de La Granja de San Ildefonso. De inspiración italiana e imagen versallesca se tinte de hispano un Palacio construido como residencia estival y de caza en un paraje elevado a más de mil cien metros de altura y en un entorno boscoso y montaraz de evocadoras sensaciones.

INTRODUCCIÓN

La Granja de San Ildefonso se constituyó como residencia Real, siendo un ejemplo de arquitectura palatina europea, que marca de manera firme la transición entre la sobriedad de los gustos de los Austrias al refinamiento de los Borbones. Transición de lo español a lo francés y de lo francés a lo italiano. Y finalmente retorno a la interpretación de lo neoclásico en la Monarquía Española.

Y todo este lujo y recreación artística se ubica en los lugares que antaño ocupaban las tierra de labor y granja de los monjes Jerónimos del Parral. Sin embargo su historia se remonta a la mitad del siglo XV, cuando Enrique IV de Castilla, mandó construir en el llamado Casar del Pollo el Albergue y La Capilla de San Jerónimo. Posteriormente los terrenos fueron cedidos por los Reyes Católicos a los Monjes del Parral. Sería Felipe V de Anjou quien, cuando conoció el lugar hacia el año 1717 y, al año siguiente, entusiasmado por su belleza y sus condiciones cinegéticas, compró los terrenos, lo convertiría en su residencia de verano. En el año 1721 comenzaron las obras. La primera intención del rey fue construir una residencia sin lujos, para descansar y cazar. Más tarde, Felipe V y su esposa Isabel de Farnesio embellecieron y ampliaron el palacio. La visita a la Granja de san Ildefonso se ha de concretar en cuatro lugares. El Palacio, Los magníficos jardines y fuentes, la Fábrica de vidrio y las iglesias del Real Sitio.

EL PALACIO

En 1721 el arquitecto Teodoro Ardemans y su ayudante Juan RománProcaccini transformaría el antiguo convento en Palacio Real. El templo al que se le adosan cuatro torres conforman el primer Palacio de La Granja. Modificaciones posteriores darían lugar al actual Palacio, donde actuaron arquitectos como Procaccini, Felipe Juvara y Sachetti. Sorprende tras atravesar las verjas de hierro la presencia de la llamada Puerta de Segovia. Primer contacto con la fortaleza palatina que aguarda dentro. Una gran y arbolada avenida nos lleva hacia las Caballerizas Reales y el Cuartel de la Guardia. Al fondo el Palacio en sí y la gran Colegiata. El entorno envolvente plagado de cedros nos sumerge en un ambiente profundamente evocador del que se ha dicho es cambiante según nuestra visita se realice en primavera o en otoño.
El Palacio destaca por su factura en mármol y granito, en claro contraste con la oscura pizarra y la piedra caliza rosa de Sepúlveda. Una vez en su interior disfrutamos en su primera planta de la galería de estatuas, traídas de Roma. Siguiendo la visita destacamos el Salón de Mármoles y los comedores y estancias de la infanta Isabel. Belleza y lujo comedido en paredes, cuadros y ornamentación son la tónica general del Real Sitio. Habitaciones ricamente decoradas con mármoles de Carrara, lacas japonesas, tibores orientales, relojes, mobiliario, lámparas de cristal. En pintura, óleos de escuela flamenca del s. XVII y cobres del mismo estilo. Sobresalen las series flamencas de Los Honores, el Apocalipsis, la Historia de Ciro el Grande, Los Triunfos de Petrarca, y San Jerónimo en oración.
La fachada fue realizada en piedra caliza rosa de Sepúlveda por el italiano Juvara, mezclando diversos estilos, aunque con una clara influencia italiana. Toda la fachada está cubierta de balcones y ventanas flanqueadas por columnas con capiteles corintios y unas grandes pilastras que, arrancando del suelo, recorren las dos plantas del edificio. La escultura decorativa que realizó el escultor Baratta es de mármol de Carrara.
Los tejados están realizados en pizarra, todo el edificio está recorrido por una balaustrada adornada con jarrones de mármol.
El templo tiene una gran importancia dentro del conjunto. Está situado en el centro y rematado con unos bellos capiteles bulbosos que en su momento supusieron una gran novedad en España.

LOS JARDINES

La espectacular belleza de los Jardines se refuerza con las fuentes de estilo versallesco (Las Ranas, El Canastillo, Las Tazas, Los Dragones, La Cascada y La Fama). Rondas y paseos de castaños, tilos, hayas, secuoyas y carpes. Fuentes y esculturas, todas ellas con representaciones de dioses, ninfas y seres mitológicos nos ofrecen su compañía hasta llegar al bosque que rodea "El Mar", estanque abastecido por las aguas de dos arroyos

LA FABRICA DE VIDRIO

El Real Sitio es la Fábrica de Cristales, fue construido en 1746 según planos de Juan de Villanueva. De sus hornos salieron piezas en cristal tallado, opalina y vidrio, con destino a los palacios españoles, especialmente las arañas de cristal y grandes espejos.

LA IGLESIA

Destacan las de Nuestra Señora del Rosario y la de Nuestra Señora de los Dolores, ambas del Siglo XVIII

COMO LLEGAR

POR CARRETERA-Desde Madrid: A-VI hasta Collado Villalba, en donde se toma la N-601 que lleva a la Granja de San Ildefonso y a Valsaín.Desde Segovia: 11 km. por la N-601 hasta La Granja de San Ildefonso.
EN TREN- Desde Atocha y Chamartín hasta Segovia, y de ahí enlazar a la Granja.
EN AUTOBÚS- Empresa la Sepulvedana desde la estación del Paseo de la Florida 11 de Madrid

ENLACES

http://www.patrimonionacional.es/granja/granja.htm
http://www.patrimonionacional.es/granja/granja.htm
http://www.lagranja-valsain.com/visitavirtual.html
http://www.unav.es/ha/09-mode/8-pala-real/076/076.html
http://www.realsitio.com/index.htm